10 señales que te indicarán que te preocupas por todos menos por ti

Un listado con señales de alarma para que compruebes si te preocupas más por todos que por ti.

  1. Dejas de hacer tus deberes del día por hacer algo… por alguien más

Tienes todo un plan diario con cosas que te hacen feliz, pero apenas escuchas que alguien te ‘necesita’ corres por él o ella. No, no hablamos de esas locuras de amor que hacemos cuando nos morimos por alguien, sino de aquella mala costumbre que tienen algunas mujeres, especialmente las madres, de poner en último lugar sus aspiraciones con tal de ir a auxiliar a sus retoños siempre. Déjalos crecer, tienen que valerse por sí mismos.

  1. Compraste una camiseta hace mucho y ni siquiera fue para ti

¿Te recuerda a la última Navidad? Si compraste regalos para todos y nada para ti, estamos mal. Aunque sea algo pequeño es importante: celébrate, engríete.

  1. Valoras más los logros de los demás que los tuyos

Si saltas de alegría con lo que consiguen tus seres queridos, hazlo también cuando tú logres algo.

  1. No acudes a consultas médicas anuales

Si a tus hijos, a tu novio, o a tus amigos les duele algo te preocupas por ellos e insistes en llevarlos al médico o al menos se los dices. Pero cuando eres tú la de las dolencias solo las aguantas y las dejas pasar. Craso error. Las enfermedades como el cáncer son curables si son detectadas a tiempo, por eso no te descuides y hazte un chequeo general una vez al año.

  1. Cuando estás triste no hay nadie

A todas nos ha pasado que justo cuando nos sentimos mal no encontramos a nadie a quien contarle nuestros problemas. El problema está cuando sí los encontramos, pero estas personas no quieren escucharnos. ¿Por qué? La conclusión es que tú das más en esa amistad, que tú tienes tiempo para ellos, pero ellos no lo tienen para ti. Construye buenas amistades.

  1. Te atas a relaciones que no te hacen feliz

Si solo estás en una relación por mantener contenta a la otra persona o porque no sabes cómo salir de ella, dale vuelta a la página y retírate.

  1. Dejas que otros decidan por ti

Aquí no hablamos solamente de aquellas decisiones que no te afectan mucho, como decidir qué comer o a qué librería ir. Si alguien más está diciéndote qué hacer, qué estudiar, cuándo debes volver a casa cada día, rompe ese vínculo. Tienes derecho a elegir porque eres una mujer libre.

  1. Atribuyes tu éxito a otras personas

Sabemos que existen personas que representan mucho para ti, pero si has conseguido algo, también estamos seguros de que fue por tu propio mérito. No pierdas la gratitud con tus benefactores, pero tampoco les entregues todo el crédito. Sabes cuán capaz eres.

  1. Te sientes menos que los demás

El día en que reconozcas cuán inteligente, madura, hábil y hermosa eres será un día decisivo. Preocúpate por no solo hacer las cosas bien, sino también por admitir lo buena que eres.

  1. Tu vida gira en torno a alguien más

Si cambias tus planes y adaptas tu vida por alguien y esto no te hace feliz, sino que más bien te sabe a resignación, encuentra otro rumbo. No dejes de ser tú.

 

Compartir



Escribe un comentario