¿Cómo viajar sola?… ¡Atrévete!

Hace algunos años me comenzó a rondar la idea… ¡viajar sola! Era parte de la lista de esas cosas que realmente me gustaría hacer antes de morir. Como podrás imaginarte, comencé a tratar de traer a la realidad las más cercanas, que por falta de tiempo o simple falta de atención, había dejado pasar.

Entre el cambio de un trabajo a otro y en el momento menos esperado, se dio la oportunidad que esperaba. Ninguno de mis amigos podía pedir vacaciones sin previo aviso y tan rápido, así que no había que pensarla dos veces: viajaría sola por fin. Así que compartiré contigo un poco de mi experiencia que puede ayudarte e incluso animarte si aún no te has decidido.

Define tu objetivo al viajar

La primera pregunta que me hice en su momento fue “¿qué estoy buscando?” Es decir, relajación total, divertirme a mil por hora, harta actividad física, conocer un nuevo lugar o tal vez tu objetivo sea una mezcla de varias cosas. En mi caso, era relajarme (el trabajo que estaba dejado me había tenido en niveles de estrés inigualables) y aprovechar para conocer un poco de mi país.

Escoge un destino que siempre te haya atraído

Una vez que tengas tu objetivo claro (primera ventaja de viajar sola: todas las decisiones responderán a tu gusto sin intervención de alguien más), chequea el tiempo y el presupuesto que tienes disponible. Recuerda todas esas veces que dijiste: “¡cómo me gustaría ir a…”. Seguramente fueron millones.

En este instante tienes la oportunidad de hacer por lo menos uno realidad que responda a tu propósito y a tus recursos. Si tienes problemas para encontrarlo, tienes internet a tu servicio; seguro notarás que hay muchos más destinos posibles que los que habías imaginado.

Yo no tenía mucho tiempo, así que opté por un lugar que me quedaba tan solo a ocho horas de viaje por tierra, los pasajes por avión ya estaban agotados para los días que tenía libre.

Infórmate acerca del lugar

Empápate de todo lo que necesitas saber sobre tu próximo destino en especial si se trata de un país (o mucho más un continente) diferente al tuyo. Probablemente encuentres que tengan costumbres muy diferentes.

Por ejemplo, en Medio Oriente las mujeres deben llevar el cabello y parte del rostro cubierto (¿no viste Sex on the City 2?); en Estados Unidos los lugares para fumadores están altamente restringidos; en Senegal debes quitarte los zapatos antes de comer… Además, todo lo que leas te ayudará a ubicarte, a comenzar a decidir qué quieres visitar y a sacarle el máximo provecho cuando estés por allí.

¡Haz amigos!

Una de las grandes ventajas de ir sola en un viaje es que te entrarán muchas ganas de hacer amigos durante la travesía y este deseo hará que venzas cualquier signo de timidez.

Es fácil si encuentras otros compañeros de viaje (solos o en grupo), por ejemplo, en los tours que contrates o en los lugares turísticos que visites. Esto te dará la ocasión de intercambiar ideas con gente totalmente diferente a ti, que proviene de otras ciudades. ¡Será una experiencia interesantísima!

¡Escribe y toma muchas fotografías!

¿Quién dijo que viajar sola tiene que ser aburrido? Ármate de una libreta y haz un pequeño diario de viaje, luego podrás compartirlo con tus amigos o en unos años te ayudará a rememorar ese viaje que se convertirá en algo muy especial para ti.

Y por supuesto, no escatimes en fotos; no te preocupes, porque siempre habrá alguien dispuesto a sacarte tu mejor ángulo. No te olvides que todas las cámaras tienen programador para que coloques la cámara en algún murito o sobre una mesa y puedas tener todas las fotos posadas que quieras.

Piérdete por un día

Lo más probable es que tengas gran parte de tu viaje planificado: día 1 en las ruinas, día 2 tour en la ciudad, día 3 museo y catedral… Esto te va a ayudar a no perder el tiempo pensando qué vas a hacer una vez que llegues a tu destino.

Sin embargo, un buen consejo que te puedo dar es que dejes un día totalmente libre para que preguntes a los lugareños qué de interesante hay que no se encuentra en las guías turísticas, aprovecha para dar una larga caminata, entrar a las tiendas: conocerás mucho más del lugar de lo que crees.

Toma algunas precauciones

Teniendo en cuenta que estás viajando sin compañía, es preferible que tomes algunas medidas para evitar cualquier tipo de problemas:

1. Deja todos tus datos (dónde te hospedarás, tu plan de viaje, etc.) incluyendo una copia de todos tus documentos (de identidad, pasaporte) con un familiar o persona de tu total confianza.

2. Si utilizas algún tipo de medicina, lleva las que necesitarías para tu estadía y súmale varios días por si se sucediera algún inconveniente. Recuerda que en muchos lugares no se pueden comprar medicinas con facilidad.

3. Evita llevar cosas valiosas (deja tu mejor reloj o la cadenita de oro que te regalaron en tu último cumpleaños). En general, te recomendaría llevar el mínimo de equipaje.

4. Contáctate periódicamente con alguien (un par de veces al día no estaría mal), cuéntale tus planes para las próximas horas.

¡Listo! ¡Comienza a planear tu viaje ahora mismo!

Imágenes: 101viajes, viajandoporahi, fucsia, paperblog, calldirek, elmundo, farmacovigilancia,

Compartir



Escribe un comentario