10 razones por las que las mujeres somos diferentes en la actualidad

Basta con tener una conversación con nuestras madres o abuelas, para notar que en la actualidad las mujeres somos muy diferentes. En esencia somos las mismas, pero ahora poseemos otra actitud ante los retos y roles que se presentan en la vida, y todo ello lo hemos aprendido de valiosas lecciones del pasado que hoy nos ayudan a ser mejores personas.

mujeres-modernas

Echemos un vistazo y notemos cómo somos hoy.

1.- Tener hijos ya no es un fin supremo

Hace algunas décadas era casi inusual ver a mujeres de base tres sin hijos y/o solteras. Pasados los veinte años, muchas ya estaban formando familias, porque esa era la costumbre inculcada y compartida en las sociedades. Ahora ese ya no es nuestro principal objetivo. De hecho, también soñamos tener una linda familia en algún momento, pero antes debemos haber cumplido otras metas que, a la larga, nos harán la vida más fácil cuando seamos madres.

2.- Casarse antes de los 30 ya no es una preocupación

Aunque tus tías y abuelas continúen preocupándose por ti porque ya tienes 31 y no te casas, sus comentarios ya no te afectan. Eres consciente de que antes de que si estás soltera es porque aún no ha llegado el momento indicado, y mientras tanto continúas disfrutando de tu soltería y trabajando por tus planes de vida. Lo cierto es que cada vez hay más mujeres que se casan pasados los 30 años, porque consideran que en esa etapa tienen la madurez y la solvencia suficiente para iniciar este ciclo. Al final, la decisión la tienes tú y no los demás.

3.- Podemos ser mamás y profesionales a la vez

A diferencia de las generaciones de nuestras madres o abuelas, ahora estamos enfocadas en estudiar una carrera, seguir una especialización y conseguir un trabajo, antes de disfrutar de la hermosa etapa de ser madres. Incluso otras mujeres con hijos deciden volver a las aulas y alcanzar su objetivo de realización profesional. Tenemos la capacidad para asumir ambas responsabilidades; ninguna es obstáculo de la otra.

4.- No dependemos de los hombres

Las mujeres de hoy somos más autónomas y prácticas. Esas características nos llevan a concretar metas en distintas áreas de nuestras vidas. Eso se ve también reflejado en nuestras relaciones amorosas, pues creemos que depender –emocional y económicamente- de alguien nos limita demasiado. 

5.- Tenemos más participación y protagonismo

Si bien hay mucho que avanzar en materia de igualdad de oportunidades, lo cierto es que las mujeres estamos cada vez más presentes en distintos ámbitos; como el político, académico, empresarial, artístico, etc. En realidad, con nuestra presencia cada ve más grandes en roles protagónicos dejamos en claro que las capacidades de cada uno no están sujetas a su género, sino a aptitudes propias de la persona.

6.- Somos más competitivas que antes

Después de afrontar serias limitaciones intelectuales y de participación, es lógico pensar que, una vez conquistados nuestros derechos igualitarios, ¡saldríamos con todo al mundo! El acceso a distintos ámbitos, especialmente al de la educación, obtenido a finales del siglo 19, ha permitido que demostremos nuestro verdadero potencial. No es raro ver a compañeras obteniendo logros, a mujeres al mando de grupos de trabajo, movimientos sociales, corporaciones y hasta gobiernos; todas luchando y trabajando codo a codo junto a hombres y mujeres.

7.- Descartamos fácilmente al hombre que no nos conviene

Atrás quedó ese viejo dicho “el amor todo lo soporta”. Si no nos sentimos cómodas con una pareja, ya sea por incompatibilidad o –peor aún- falta de respeto, no dudamos en tomar distancia y seguir nuestro rumbo. Con el tiempo hemos comprendido que nadie se merece sufrir, y que el amor violento no es amor.

8.- No nos gusta estancarnos

Hoy, además de cumplir el rol de madres, también usamos nuestro tiempo para hacer de todo: trabajar, hacer deporte, colaborar con alguna causa, seguir estudiando, entre otras cosas más.Ante todo, somos personas con miles de gustos y pasiones, ¡y nos aterra la monotonía!

 

9.- Estamos más informadas sobre nuestros derechos

El acceso a internet y a las redes sociales nos permite estar más en contacto con plataformas que nos dan información sobre nuestros derechos. No estamos dispuestas a sufrir maltrato o vulneración de ellos, ya sea dentro o fuera de casa.

 

10.- Creemos en la igualdad de género 

Aunque sabemos que el machismo es un terrible mal que aqueja a muchas sociedades en el mundo, somos conscientes también de que el hembrismo es igual de perjudicial. Nosotras sabemos que no somos mejores que los hombres, y que ellos tampoco son mejores que nosotras. Además, tampoco nos hacemos problemas al intercambiar los “roles convencionales” con tu pareja. Ambos cocinan, ambos planchan, ambos cuidan a los niños y ambos trabajan para el bienestar de la familia. Nosotras esperamos vivir en una sociedad donde ambos podamos apoyarnos, protegernos, defendernos y crecer en conjunto. ¡La lucha de los sexos quedó en el pasado!

 

Imágenes: footage

Compartir



Acerca del autor

Escrito por Fiorella Ramos

Comunicadora Social, sanmarquina, pseudocantante, beatlemaníaca. Fan de la música, los Beatles y los makis.

Escribe un comentario