Para las mamás que también son papás

Este mes es tiempo de celebrar a ese hombre que nos dio la vida y que nos la da a diario con todo su cariño. Pero, ¿qué pasa con las personas que no tienen papá? ¿Qué pasa con esos niños que en el hogar solo tienen a su madre, a una mujer que cumple ese otro rol reservado para el hombre?

Estamos hablando de las mamás – papá. Esas mujeres que por distintas razones, se han quedado solas a cargo de su familia y de sus hijos, y han tenido que luchar día a día para sacar adelante esa responsabilidad tan grande.

Porque, en teoría la familia está formada por papá, mamá e hijos. Papá proveedor y mamá cuidadora. ¿No era así en la época de las cavernas, cuando los hombres se iban a cazar y conseguir alimento y las mujeres se quedaban en la cueva cuidando a los pequeños del fuego o de las fieras salvajes? Y, ¿no se supone que debería ser parecido en la actualidad? Pero, ¿lo es?

Es un hecho que a lo largo de la historia, desde la época de las cavernas hasta hoy, las mujeres han sufrido serias variaciones en cuanto al rol que deberían desempeñar en la familia nuclear y hasta en la sociedad.

Incluso en Latinoamérica, la mujer ha empezado a tener más presencia y a reinvindicarse más como un ser igual al hombre, capaz de mantener un hogar y hacerle frente a los problemas sola. Un ejemplo claro es que en Chile ya haya habido un(a) presidente(a) mujer y en Argentina, también.

En la actualidad, y en casi cualquier parte del mundo, el papel del hombre proveedor y de la mujer receptora casi ha desaparecido. Los roles entre hombres y mujeres se han mezclado y fusionado, generando, creo yo, hasta confusiones en el plano de determinar qué responsabilidades le corresponden a cada uno.

Un estudio hecho por CEPAL (Comisión Económica para Latinoamérica) llamado “El papel de la familia en la protección social en América Latina”, nos da luces y cifras también sobre cuál es la situación actual de la mujer en función a su rol y desempeño en el hogar.

En primera instancia, el estudio resalta la evolución y el paso de familias clásicas, en las que el padre es el único proveedor (llamado “male breadwinner model”) , a familias de doble ingreso (“dual earner model”), en la que ambos cónyuges aportan y contribuyen en su desarrollo. Esto debido a que cada vez más, las mujeres se incorporan al mercado laboral con mayor facilidad.

Es más, según las cifras recabadas para este estudio, el aumento de la participación laboral de la mujer en el hogar a pasado de 37% en 1999 a 47% en el 2002. Esto quiere decir que en los últimos tiempos, en ya casi la mitad de las familias biparentales (con papá y mamá) de Latinoamerica, la mujer ha dejado ser la que se queda en casa, cuidando a los hijos y sale, al igual que el hombre, a conseguir el sustento para el hogar.

Una cifra muy importante, y que resalta claramente el estado de las familias latinoamericanas, es que, actualmente, más de un cuarto de las familias están encabezadas por mujeres. Es más, cuando se trata de hogares monoparentales, el 86% de éstos tienen como jefa del hogar a una mujer.

Es así que, a partir de toda esta revolución de los estándares de familias, ahora existen papás que también cumplen el rol de mamás, y mamás que también cumplen el rol de papás. Los altos índices de divorcio y el aumento de los embarazos juveniles no deseados, genera, cada vez más, la existencia de estos padres que deben cumplir una doble función.

Según la psicóloga chilena Doctora Pilar Sordo: Se puede ser papá y mamá a la vez, pero no se pueden reemplazar los roles. Ella va a tener que integrar lo femenino y lo masculino dentro de sí misma, y de esa manera sí podrá ejecutar ambos roles, pero no reemplazará la persona ausente. Siempre hace falta un padre y siempre hace falta una madre. Si el papá está ausente, ojalá haya otros adultos significativos varones que ‘reemplacen’ la ausencia; puede ser un abuelo, tíos u otros adultos varones que muestren sus variables masculinos”.

Además, la doctora sugiere que cuando el niño empiece a preguntar por su padre, se le diga la verdad. Lo ideal es que la versión que él se cree de su progenitor no sea una aderezada con los rencores que puede tener la madre hacia él.

Y estando en el mes en que se celebra el Día del Padre, queremos presentar las historias de esas mujeres que también son padres para sus hijos. Seguro como muchas de ustedes lectoras también, que deben cumplir doble rol en el hogar, el clásico proveer del hombre, y el amor y protección propia de la mujer.

Una de mis mejores amigas de la escuela salió embarazada joven y desde los 17 años la he visto estudiar, trabajar y luchar todos los días por darle lo mejor a su hijo, Nicolás, sola, siendo madre y padre para el pequeño. A propósito de esta nota, le hice un par de preguntas y esto fue lo que me dijo:

- ¿Qué es lo más difícil de ser madre y padre para tu hijo?
Además de tener que pagar las cuentas, lo más difícil es que hay momentos en que se desea el apoyo del padre en la educación y las reglas. Mi hijo va creciendo y hay más normas que debe aprender, pero a su vez hay que supervisar que las cumpla. Sola a veces no se puede. Pero lo mas difícil son las preguntas que te va haciendo mientras crece y va descubriendo el universo.

- ¿Cómo cubres esa “necesidad” por la figura paterna que necesita todo niño?
Es importante el calor familiar, tengo una hermana y madre excelentes que me apoyan con su educación. Pero es la calidad del amor que le brindo a mi hijo y el decirle lo importante e inteligente que es él como persona, lo que no lo ha llevado a una “necesidad innecesaria” ;)

- ¿Crees que, actualmente, es de suma utilidad el “hombre proveedor” como era hace unos años?
¡Bahhh! En estos 7 años he sentido que el hombre es buen proveedor, pero de carga (risas). Actualmente, la mujer es proveedora igual que el hombre, e inclusive se ha comprobado que la mujer puede hacer más cosas a la vez que el hombre. Es más, las amas de casa son las mejores administradoras, y sin cartón alguno que lo demuestre. Ambos, como personas son útiles, pero la importancia de uno se mide en función de lo que aporta.

También hablé con otra amiga, que ha tenido una mamá – papá que la ha cuidado y criado toda su vida, y quería saber qué es lo que pensaba ella, como hija ya madura, sobre el rol que había cumplido su madre en su vida:

- ¿Qué cosas crees, ahora que ya eres grande, que fueron las más difíciles para tu mamá? ¿Qué es lo que más le costó hacer para criarte?
Creo que lo mas difícil para ella fue crecer de un día para otro, dejar su juventud para ser un adulto y asumir la responsabilidad de sus hijos, y los costos de criar a un hijo fueron muchos: dinero, tiempo, dejar a los amigos, la vida social, los sueños y metas personales y profesionales (mi madre tuvo que estudiar algo rápido para poder trabajar al toque), tener paciencia, mucha paciencia.

- ¿De qué manera tu mamá cubrió la necesidad de una figura paterna?
Creo que la figura paterna se cubrió en el sentido tradicional de ser la que trabajaba y proveía el sustento económico, además de ser protectora y maestra, todo en una. Pero claro, la figura paterna en sí, es irremplazable; mi abuelo fue quien ocupó ese lugar.

- ¿Qué de diferente crees que tiene tu mamá – papá en comparación con las mamas clásicas?
Creo que mi madre es más fuerte y más sabia, ya que tuvo que jugar a dos roles. Pero también se hizo más dura. De hecho, en los casos de mamás jóvenes, ellas tienen que hacer muchos sacrificios por sus hijos y, siendo los procesos de aprendizaje más rápidos para ellas, se vuelven más duras, más fuertes. Ser mamá tan joven también trae como consecuencia muchos traspiés que se transmiten a los hijos, por ejemplo, perder la paciencia y castigarte, golpearte por lo más mínimo, discusiones y choques de opiniones, cosas que una mamá tradicional enfrentaría con más paciencia y preparación.

Si es que eres una mamá – papá para tus hijos, siéntete orgullosa porque cumples realmente una tarea admirable; y si tienes una mamá – papá, agradécele todo el esfuerzo que ha implicado criarte ella sola. Sea cual sea la situación, puedes aprovechar las celebraciones del Día del Padre para hacerle saber que ella lo ha sido para ti.

Felicidades a todas esas mujeres que se vuelven fuertes como los hombres y que manejan solas un hogar. ¡Feliz día de la mamá – papá para ustedes!

Imágenes: MomtoGrandma, SheKnows, Babble, ParentAsk, WalletPop, PijamaPaycheque.

Compartir



Acerca del autor

Escrito por Claudia Vanessa Vargas

Comunicadora de profesión, me encanta reír y salir a celebrar la vida con mis amigos.

Escribe un comentario