María Pía Copello: “Yo no finjo nada, tal cual me ven, tal cual soy”

María Pía Copello nos conquistó hace unos años primero a través de “Nubeluz” donde era una de las famosas cindelas y después en su propio programa infantil por lo que se hizo acreedora al premio por el Mejor Programa Infantil en el 2008. Ahora maneja su propia empresa de eventos donde tiene que preocuparse por mil detalles, pero no ha abandonado a lo más pequeños gracias a sus espectáculos en vivo.

Lo más seguro es que pronto regrese a nuestras pantallas, mientras tanto, en su atareada agenda (ya que también es madre de dos pequeños) se tomó unos minutos para contestar algunas de nuestras preguntas. Pudimos conocerla un poco más y notar que es tal cual la hemos visto en la televisión.

Comenzaste como cindela en el programa Nubeluz, ¿qué es lo que más recuerdas de aquella época?

Fue una época maravillosa. Estuvo llena de nuevas experiencias y por supuesto, de mucho aprendizaje. Me preparé muchísimo para bailar ahí. Además era el programa más exitoso de la época. ¿Quién no lo recuerda? Yo realmente tenía que hacer malabares entre el colegio y el trabajo, pero mis padres me ayudaron mucho.

Sí, en realidad, comenzaste muy joven a trabajar, ¿por qué?

Porque no quería vivir de propinas (risas) Creo que así comenzó todo, pero de hecho también el mundo de la televisión me llamaba mucho la atención. Así comencé, ahora la televisión es casi casi parte de mi vida. O sea no paro, siempre estoy pensando en hacer cosas nuevas. Veremos que sale para el 2013…

Quieres decir que desde ese entonces, supiste qué tu carrera se relacionaría a trabajar con niños.

Desde “Nubeluz” supe que de todas maneras me quería dedicar a los niños. Ese mundo mágico y maravilloso que en ese momento lo conducían las dalinas me cautivó y me dije a mí misma: “Quiero tener un programa de televisión infantil”. Así pasé por las audiciones de tres proyectos, hasta que me llamaron de America televisión para un cásting. Fui y me eligieron para lo que se convirtió posteriormente en “María Pía y Timoteo” durante casi 8 anos. Pero pasó tiempo para que sucediera.

¿Has pensado en dejar la animación infantil?

Sí, la verdad es que este año será el último en el que me dedicaré al mundo infantil. Me da mucha pena pero son etapas en la vida que uno tiene que aprender a cerrar. El próximo año, si Dios quiere, me gustaría estar en televisión pero en un programa de corte más familiar.

Eso quiere decir que tus planes incluyen de todas maneras quedarte en el mundo de la televisión.

Sí, claro. Creo que no podría vivir sin tener planes en televisión, es parte de mi vida.

Los que te vemos a través de las pantallas, vemos a una mujer súper dulce y juguetona, así eres en tu día a día. ¿Cómo describirías tu carácter?

Tengo de todo un poco y en realidad, lo que ven en televisión me describe completamente. Es decir, yo no finjo nada, tal cual me ven, tal cual soy. Pero soy un ser humano que también se estresa, se molesta, se pone triste, llora, etcétera. Todas esas emociones las he compartido en algún momento en pantalla, no se puede evitar porque fueron muchos años. No sé si el publico se dio cuenta en algún momento pero quien me conoce bien, de hecho sacaba alguna de esas emociones que se presentaban en un segundo plano.

¿Cómo es un día típico en tu vida?

Bueno, si antes era agitado ahora es definitivamente peor, porque tengo dos hijos que cuidar y en general una familia por la que debo ver. Corro de aquí para allá, compartiendo entre mi vida profesional y mi hijos y sus actividades. Que sino es el colegio, el deporte, el doctor, los cumpleaños y otras cosas. Y yo con mi empresa de eventos que vemos todo tipo de eventos, no solo infantiles. ¡Vemos hasta matrimonios y quinceañeros!  O sea imagínate cómo estoy, pero ¡gracias a Dios tengo un equipo súper profesional!

¿Cómo crees que has podido encontrar el equilibrio entre tu vida profesional y tu rol como madre y esposa?

Todo con organización se puede pero de hecho tengo menos tiempo para mí. Eso es lo único malo. O sea si quiero un masaje o ir al spa, olvídate me digo a mí misma: “no hay tiempo”. En realidad, terminas agotada pero con una buena organización, logras hacer todo.

¿Cuál crees que ha sido hasta ahora tu mayor reto como madre?

En general, la crianza. No es nada fácil porque es muy intuitiva. Por un lado, no hay que ser muy drástica, por otro, tampoco tan dócil. Es mejor que no los castigues sino mejor es hablarles, pero todo depende. En fin, hay muchas cosas que hay que siempre evaluar para estos temas de guiar a los hijos. Ese es mi mayor reto, que como ves, es un reto todos los días, nunca acaba.

¿Dónde te ves de aquí a cinco años?

Tal vez con un tercer hijo, en mi querido Perú y haciendo lo que me gusta: eventos y televisión. Pero claro, ¡a lo grande! No me gusta sentir que estoy estancada sino siempre crecer.

¿Tienes algún deseo que aún no hayas podido cumplir?

En realidad muchos, pero prefiero seguir insistiendo con ellos y cuando se vayan cumpliendo se los voy comentando, de eso no dudes.

¡Gracias María Pía por compartir un poco de tu tiempo con nosotras!

Imágenes: ritmosperuanos, buhoc, blogselcomercio, elcomercio, elcomercio,

Compartir



Escribe un comentario