Katia Salas: “Las mujeres somos increíbles. ¡Somos lo máximo!”

Katia Salas es una mujer que ama la vida y ha vivido intensamente. Amante de los deportes de aventura, de la naturaleza y de la iniciativa propia, ella es gestora de Nanaluna, una tienda que, además de tenerlo todo para los bebés, representa un nuevo concepto en lo que a servicio y atención al cliente se refiere. Conoce más de su interesantísima historia de vida.

¿A qué te dedicabas antes de comenzar con Nanaluna?

Estudié ciencias de la comunicación en la Universidad de Lima y me licencié en publicidad y marketing, luego siempre trabajé en el área de publicidad y marketing en distintas empresas transnacionales. Me casé y mi esposo era empresario de deportes de aventura. Entonces, me fui a vivir 3 años en EE.UU:, en Oregon pasé totalmente de rubros distintos y a mí siempre me ha apasionado todo lo que es deportes al aire libre y la naturaleza. Hacía parapente, kayak, he sido y soy instructora de kitesurf e incluso me dediqué a  la empresa formal en deportes de aventura.

La ciudad de Oregon es la Meca para todo esto, sin embargo, yo me muero por el Perú,  me encanta, es mí país y yo he creído en Perú siempre (y no ahora que está más maravilloso, sino siempre). Fue por eso que decidimos regresar, pero como no me gusta la ciudad, propuse irnos a vivir al  Cusco. Sin embargo, a él no le gustaba el frío, así que solo íbamos y veníamos y nuestra tercera opción fue Paracas.

¿Siempre andabas súper ocupada cuando estabas en lo de los deportes de aventura?

El trabajo era intenso, no solamente era instrucción sino organización de eventos internacionales. Vivía la mitad del año fuera, en EE.UU., organizando competencias de parapente a nivel mundial,  y también en lo que es la comercialización de equipos de producción de trajes de vuelo, o sea una cosa bien intensa. Luego nació mi hija, y como a mí siempre me ha interesado el tema de las manualidades, a raíz de eso, pensé que me encantaría un negocio relacionado a ese tipo de cosas y a bebés.

Para esto ya estaba instalada en Paracas y  era un poco complicado, hasta que mi hija cumplió un año y medio y ya sentíamos la necesidad de estar más en Lima, la bebé ya tenía que ir al nido, etc. Y esto  justo coincidió con que Ximena, mi socia, estaba embarazada. Entonces, en junio de 2009, ella, junto a su esposo me llamaron para ver qué opinaba para hacer un negocio de bebés.

Y como yo estaba en la misma onda, empezamos a darle vuelta al asunto y así es que empezó la idea. Así, en enero de 2010 abrimos la primera tienda.

Se puede decir entonces que la maternidad te inspiró…

Sí, y es que la maternidad te inspira a muchas cosas. A mí me ayudó muchísimo por ejemplo, en el tema de la creación, de la temática, la decoración, la creación de artículos y accesorios utilitarios para las mamás en la seguridad. El hecho de ser madres es algo lindo y maravilloso pero también para mí es  útil porque me ayuda a ponerme en el lugar de otras mamás y ofrecerles cosas que realmente puedan necesitar.

¿Qué ofrece Nanaluna que marque la diferencia respecto a otras tiendas para bebés?

Creo que realmente hemos marcado la diferencia en el mercado de la oferta porque nosotros partimos de la idea de hacer cuartos para bebés, pero luego nos dimos cuenta, que en ambos embarazos, o sea en el mío y el de Xime, a las dos nos pasó que, por ejemplo, teníamos que comprar el coche en una tienda, el biberón en otra, la ropa en otra, y cuando estás embarazada es agotador.

Si bien las tiendas y la oferta que había era muy interesante, no era cómoda, entonces dijimos, por qué no hacer una tienda en donde la mamá pueda encontrar de todo, se sienta cómoda , que sea un ambiente delicioso en donde quiera ella estar, que la atiendan bien, que tenga aire acondicionado, que le inviten un cafecito, galletitas, etc. Así fue como ideamos una especie de boutique atelier y juntamos en la tienda todo.

Y nosotros siempre decimos que es una tienda pensada por mamás, paras mamás. Entonces, y en todo, no? cosas que a nosotras nos hubiera gustado sentir y recibir como embarazadas es lo  que tratamos de transmitir en la tienda.

¿Crees que el rubro bebés está explotado lo suficiente?

No, es un mercado muy interesante: es lindo y es tierno. Pero independientemente de eso, es muy chico, es decir, los bebés nacen todos los días y todos los días se necesitan cosas para bebés. Sin embargo,  aquí en Perú este es un mercado que todavía no se ha explotado lo suficiente, se está empezando y la verdad con orgullo te puedo decir que estamos inspirando que eso siga creciendo porque si bien es cierto que hay muchas tiendas de decoración, de cosas lindas, estas son muy dispersas, y  hay una demanda que es enorme, y cuanto más oferta haya, más demanda hay, o sea es un círculo.

Y hoy en día, estamos cambiando los hábitos de consumo de las mamás. Antes la gente, por ejemplo, iba a la tienda y mandaba a hacer sus cosas, porque no habían cosas hechas entonces nosotros hemos invertido en traer un stock y ofrecemos cosas que ya están listas. Así, la mamá viene y dice “qué lindo, me lo llevo”.

Pero claro, obviamente también puede mandar a hacer cosas y esperar. Pero el hecho de que las mamás ya tengan los productos listos y presentados como les van a llegar, como le van a quedar, es súper atractivo, y  marca una gran diferencia respecto a la oferta. Por ejemplo, nosotros tenemos los cuartos totalmente ambientados como si fuera el cuarto de tu casa y entonces tú puedes ver cómo te va a quedar, cosa que no vas a encontrar en otras tiendas.

Adicionalmente a eso, nosotros damos los servicios de asesoría en diseño: te podemos hacer una colección totalmente nueva o también podemos enviar una diseñadora a tu casa, para que vea tu cuarto y te oriente, por ejemplo, si a ti te ha gustado el cuarto de las florecitas de la tienda, entonces la diseñadora lo adaptará a tu espacio. Es un servicio personalizado.

Otro aspecto fundamental y que definitivamente marca la diferencia es la calidad. Nosotros manejamos un estándar de calidad muy muy alto, incluso por encima de productos del extranjero o importados. Nuestra producción es toda local, y tenemos un control riguroso con todos nuestros talleres (tenemos un taller muy  grande y adicionalmente talleres externos que trabajan exclusivamente para nosotros) y el seguimiento hacia ellos es constante. Así, tú puedes comparar un producto nuestro con el de la competencia y te vas a dar cuenta inmediatamente que la calidad, el peso del producto y del acabado es superior.

Justamente que estás dentro de este rubro, una pregunta que le puede interesar mucho a las lectoras de Mujer Activa: ¿cuáles son los básicos en la decoración del cuarto del bebé?

Todo obviamente depende del presupuesto que se maneje, pero lo principal que una mamá va a necesitar es una cuna, y la ropa de cama, una cómoda-cambiador donde pueda cambiar a su bebé, pueda guardar la ropita y que todo esté a la mano, y un sillón. Yo siempre recomiendo por experiencia un sillón mecedora para dar de lactar porque es bien cómodo, aparte te da tranquilidad y seguridad sobre todo si eres primeriza. Es decir, hay una gran diferencia entre sentarte en unas silla cualquiera y sentarte en un sillón hecho para lactar. Es comodísimo y es básico.

Adicionalmente a eso puedes irle agregando repisas, los organizadores, el tacho de ropa, sucia entonces nosotros tenemos todos esos accesorios formando una colección para que todo sea armonizado, para que todo esté combinado.

¿Hay alguna tendencia especial? ¿Una moda especial en decoración de cuartos de bebés?
No es algo exclusivo, es decir, obviamente hay innovación,  pero nosotros de algún modo estamos marcando un poco la tendencia;  yo me encargo de los diseños de las colecciones, me gusta trabajar mucho con colores suaves.

Esto porque a la hora de pensar en un diseño, en una colección, no solo pienso en el bebé sino en los papás. Porque las primeras semanas, los primeros meses, quien se estresa en el cuarto no es el bebé, porque el bebé duerme todo el tiempo y más bien, son los papás se mueren de los nervios. Por ello,  un cuarto con mucha información visual, muchos colores fuertes, es estresante.

Ahora aunque está de moda el minimalismo en todo lo que es decoración me parece que es muy frío para bebés. Por ello yo siempre recomiendo mantener una línea limpia en colores suaves, y en Nanaluna  tenemos colecciones para todos los gustos, tengo todos los animalitos, (de zoológico, animales de la selva, etc.), la muñequita, la flor, la mariposa, es decir,  distintas opciones de temas y colores para que la mamá pueda elegir lo que más les gusta.

Y, eso sí, todos los diseños son creación propia, me gusta crear, porque hay tantas opciones que sería un crimen copiar cosas que ya existen y nuestras propuestas siempre se están modificando; ahora por ejemplo estamos usando los muebles blancos que son los tradicionales en una línea moderna pero a la vez clásica porque lo clásico nunca pasa de moda. La idea es que te dure la decoración y por eso la mayor parte de ella está ideada pensando que el niño crece.

O sea la habitación crece con el bebé…
Exacto, eso es lo que nosotros buscamos, para que los papás también no tengan un gasto adicional, y no piensen: “ya creció mi bebé y le tengo que sacar los ositos bebitos y ahora le tengo que poner carritos”, o sea mi propuesta es: cómprales carritos desde chiquitos  con los que, a la vez, pueden crecer un poco mas. con ello mantenemos una linea clásica y a la vez moderna y actual.

Pasando a al rubro emprendedor ¿consideras que hoy en día hay más mujeres emprendedoras que se atreven al negocio propio?
Sí, definitivamente. Creo que en la mujer general y a nivel mundial, y en todo sentido es mucho más atrevida, confía en sí misma y se da cuenta que tiene la capacidad. Yo no estoy de acuerdo en que la mujer y el hombre somos iguales, tenemos las mismas capacidades  definitivamente y podemos lograr las mismas cosas. Pero creo que el hombre sigue siendo el que te abre la puerta y la mujer es la dulce, la que pone la flor en la casa. Eso sí creo que no debe perderse, pero a la vez una mujer tiene hoy en día  tantas posibilidades, tantas capacidades  que efectivamente está emprendiendo.

Justamente, el otro día le comentaba a alguien, que se está generando un cambio en la sociedad porque la mujer puede más y el  hombre a la vez no se queda, entonces él se exige más  y así, a la vez, la mujer. Es como un empuje mutuo y eso está enriqueciendo y mejorando a la sociedad en general.  Es más, creo que la mujer peruana en los sectores más bajos son las que sacan adelante a la familia, son las que están trabajando todo el tiempo y eso se ha expandido a toda la sociedad. Me encanta ver que hay montones de mujeres que hacen distintas cosas nuevas.

Por ejemplo, te cuento mi experiencia personal que, no solamente en el ámbito empresarial sino personal, siempre he hecho cosas que hacían hombres, por ejemplo si ellos volaban parapente, yo era la única mujer que volaba parapente, en instrucción de kitesurf, soy la única instructora de kitesurf que hay en el Perú, claro,  ahora hay más mujeres que están haciendo todo eso. Pero en ese tiempo era como que me decía: “Oye este tipo de deportes también lo puedes hacer tú, es decir, no vas a dejar de ser más femenina, no le tengas miedo, tú puedes” y es así como veo que, poco a poco las mujeres se están desprendiendo de los tabúes de que “no, eso no es para la mujer”. Simplemente lo hacen y esto es bien interesante: el cambio.

Ahora que me mencionas que eres instructora, eso te iba a preguntar ¿sigues dedicándote a los deportes de aventura?
No, los sigo practicando, pero ya ahora me dedico exclusivamente a mi empresa. De hecho me encantan, pero ya no me dedico a ellos como una actividad económica, sino como un hobby.

Tu esposo, me decías, que se dedicaba los deportes de aventura…
Ahora él sí se está dedicando enteramente a ellos, a la parte náutica. Actualmente me estoy divorciando, pero como tenemos una buena relación (porque una cosa no quita a la otra) yo sigo yendo a Paracas y sigo haciendo mis cosas, a veces me entrevistan montones de veces por lo que “ay, la mujer haciendo las cosas de un hombre” (risas)

Y es divertido porque hay veces hay hombres que se quedan  así mirando perplejos y como diciendo “¡uy, una mujer!” Y es más, les he ganado a un montón de hombres en competencias entonces, es divertido y me muero de la risa. Pero a lo que voy es que, como te decía, las mujeres tenemos las mismas capacidades, el mismo potencial que está dentro de uno, el empujarse y el lograr lo que quiere.

Acabas de responder mi siguiente pregunta: Si considerabas que la mujer peruana tenía autoestima
Sí, es decir, la está teniendo cada vez más. Nosotros venimos de una sociedad muy conservadora, muy machista, donde nuestros papás decían “no, eso no es para una mujer” . Y creo que nuestra  generación ha empezado a romper eso y las nuevas generaciones lo van a seguir haciendo.

Sin embargo, creo que sí es importante que una mujer mantenga su rol dentro de la sociedad, o sea, que la mujer va a ser la madre, va a ser la esposa, va a ser la que cuida, la que ponga la flor en la casa,  sin que eso evite que una sea una persona aguerrida, que se enfrenta a los retos, y yo te lo digo, por experiencia propia: yo personalmente no me he dado cuenta y me lo dice un montón de gente que me conoce y que me ve. Creen que soy la femenina, la delicada, la de “ay, me rompí la uña” pero soy la primera que me trepo, que arma la carpa sola; soy independiente y me gusta hacer mis cosas, pero a la vez me encanta la femineidad, la decoración, me  encanta dibujar florecitas y corazones por todos lados, o sea, siento que puede coexistir el empoderamiento de la mujer con tu femineidad. Definitivamente, no tiene por qué perderse.

Regresemos a tu vida antes de Nanaluna, me llama la atención todo lo que hacías en Oregon,  luego en Cusco y Paracas. ¿Qué tal tu vida en este último lugar?

A Paracas nadie la  miraba, ni era lo que es ahora, que es una suerte de olla de oro. Cuando mi ex esposo y yo nos fuimos a vivir a este lugar, todo era literalmente un desierto, es decir, mi casa ahora está junto al Hilton; pero hace 6 años, si  tú veías una imagen satelital, todo lo que veías era mi casa y el desierto, y a mí me encantaba: salía caminando de mi casa y me metía al mar, hacía kite hasta las 8 pm en que se iba el sol, andaba en moto de agua, en la cuatrimoto, o sea una vida súper activa y como a la vez venían muchos turistas, empezamos a desarrollar el turismo de aventura en Paracas y coincidió con el desarrollo hotelero. Veníamos cada 15 días a la ciudad.

Sin duda suena muy idílico, muy lindo…..

Lindo, sí, y la gente que venía a visitarme decía, “Qué lindo pero, ¿qué haces acá?, me muero  del aburrimiento, ¿dónde vas a ir a comer?” Y es que, para empezar yo no soy de salir a bailar, no soy muy social que digamos, además que, realmente no me alcanzaba el tiempo, pues todo el día estaba haciendo cosas. Tenía mi tallercito de manualidades y hacía eso en las noches, estaba navegando todo el día, arreglaba kites, porque también soy reparadora oficial de kites en el Perú (y creo que soy la única que los hace) Es más, llevé un curso en el Ejército de DRAPLA, (Doblaje, Reparación y Almacenamiento de Paracaídas de Lanzamiento Aéreo ) que consistía en  reparar paracaídas de reserva.

Entonces era un chiste porque todos los que hacían kite en Paracas eran hombres, la mayoría,  ahora hay bastantes chicas, lo que me parece genial. Pero al principio ellos veían esta fulana que saltaba y se paraba y que hacia saltos al aire , porque me caía duro y me paraba y seguro dirían  “es un machito”. Pero luego me veían sentada cosiendo en mi maquinita de coser… es decir, para mí, y lo digo por experiencia, una cosa no tiene que quitar a la otra, las mujeres somos sumamente fuertes…

Tú has combinado ambas cosas pero al extremo, creo, ¿no?
(Risas) Sí, creo que siempre me he ido a los extremos (risas). Pero creo que nosotras  somos sumamente fuertes y por eso creo que Dios nos dio esa posibilidad de ser madres, yo estoy segura que los hombres no aguantan un cólico de menstruación… se mueren…. O sea ¿te imaginas que van a aguantar un parto? (risas)

No aguantarían….
Tú das a luz y te paras, lactas y sigues, es que somos increíbles. ¡Somos lo máximo!

¿Se puede ser mamá y empresaria?
Sí, definitivamente, creo que es muy importante el buscar el punto de equilibrio. Yo te digo, como dueña de una empresa que recién comienza, que necesitas el 100% de tu tiempo y de tu trabajo; es bien delicado el saber decir “ya, ahora me toca dedicarme a mi hija” porque puedes elegir dedicarte a tu  trabajo, si estás empezando y dejar a tus hijos de lado. Hay que saber coexistir, y gracias a Dios yo vivo cerca, así, puedo ir a almorzar todos los días con mi hija, la acuesto todas las noches juego con ella en las mañanas, el fin de semana se lo dedico… entonces es un esfuerzo que tienes que hacer para poder balancear el trabajo con tus hijos.

Yo como te digo, tengo la suerte de estar cerca, tengo la suerte de que esta sea mi empresa y a veces la traigo a que pinte conmigo, porque ahora ella está artista igual que yo, y podemos  compartir cosas, o la traigo al parque aquí cerquita. Es importante que los hijos sientan que sus padres están cerca, así te vean 5 minutos pero saben que su mamá o papá están con ellos.

Tienes una hija solamente…

Sí, una.

¿Cuáles son tus proyectos a futuro?

Bueno, ahorita tenemos el trabajo arduo de agenciar la empresa, para poder, abrir una tercera tienda a fin de año, en los conos (zonas periféricas de Lima) y también estamos pensando salir a provincias.

Ah qué bien…

Sí, los conos son un mercado bien interesante, están aprendiendo a percibir mejor los productos y están demandando mejor calidad. Ahora vas a Lima Plaza Norte y encuentras las mismas cosas que encuentras en el Jockey Plaza y eso es bestial porque la gente se está acostumbrando a que su esfuerzo merece buenas cosas; te matas trabajando, tienes tu plata entonces mereces algo que sea bueno. Entonces estamos pensando en ese objetivo, luego ir a provincias.

También tenemos propuestas de franquicias a nivel internacional, de Bolivia, de Chile, Ecuador, Colombia, EE.UU. Incluso a nivel estructural, industrial pero obviamente para eso, primero queremos estar afianzados en el mercado local, porque obviamente, abastecer un mercado más grande tiene otras implicancias.

Y bueno, como también me encanta el diseño a todo nivel (a pesar que yo no he estudiado, pero me nace, es decir, es algo que llevo en mi interior), también hago algunos trabajos de gente que quiere que los ayude a decorar su cuarto, es decir, hago cosas que no tienen nada que ver con bebés. esto, claro está, sin descuidar mi empresa que es mi pasión, o sea, mi otra hija: tengo dos hijas, mi hija Arena, que es la luz de mi vida, y mi hija Nanaluna.

Cuando tenga un tiempo me gustaría incursionar y desarrollarme un poquito más en lo que es las parte de diseño de interiores pequeño, como algo paralelo.

Un saludos para las chicas de Mujer Activa

Me encanta que haya un interés por las actividades de la mujer que se resalte eso, ya que la mujer siempre ha sido activa y revolucionaria pero creo que es interesante que se le preste mucha atención. Nosotras estamos moviendo el mundo, como te digo, nosotras estamos haciendo las cosas bien y los hombres pretenden hacerlas mejor, ¿no?  Y les liga (risas) pero nosotras estamos haciendo las cosas más grandes, entonces un saludo a todas las mujeres que leen el portal y la inspiración para seguir siendo las mujeres activas, fuertes y avasalladoras que somos.

Compartir



Acerca del autor

Escrito por Carla Gonzales

Egresada de Literatura en la UNMSM, periodista y correctora de textos y estilo. Actividades: leer, escuchar rock clásico, jazz, blues, proyectos literarios.

Escribe un comentario