Jessica Newton: “Las mujeres podemos tenerlo todo, si somos inteligentes”

Mamá, esposa, empresaria y más, así es Jessica Newton quién empezó desde muy joven en el mundo de la belleza y que tuvo la oportunidad de vivir experiencias increíbles. En la actualidad, se desempeña como una de las ejecutivas más importantes en el mundo de la moda como representante del grupo Condé Nast en Perú. Conozcamos un poco más de ella en esta entrevista que nos concedió a toda la comunidad de Mujer Activa.

¿Cómo es un día en la vida de Jessica Newton?

Me despierto a las 6:30 de la mañana, pasa Cassandra a darme los buenos días y sale a la universidad. Luego me levanto, junto a mi esposo que despierta temprano, para verificar que desayunen y alistar a Tamara y Sebastián para ir al colegio. Después veo a Miranda, mi hija menor de 5 años y desayuno con mi esposo. Si es un día normal voy al gimnasio, paso por la peluquería y después a alguna reunión. Después llego a la oficina dónde generalmente tengo almuerzos de trabajo. Los días que no tengo cierre, puedo salir de mi oficina a las 7 u 8 de la noche y llego a mi casa dónde trato de comer siempre con mi esposo y ver a mis hijos. Es lo más maravilloso, poderme quedar comiendo en mi casa con mi esposo.

Una vida agitada…

Sí, los viernes y sábados generalmente tenemos eventos, inauguraciones o compromisos tanto de mi esposo como míos. Entonces, el domingo lo guardamos para la familia y siempre estamos tratando de hacer las cosas más sencillas que nos permitan estar juntos desde ordenar el libreo hasta ir al cine, salir a almorzar o que mi esposo cocine comida española, a él le encanta cocinar.

¿Cómo influyó tu familia en la persona que eres actualmente?

Yo creo que muchísimo, es por eso que soy muy cuidadosa con la crianza de mis hijo. Tú de chico no solamente aprendes las cosas básicas de etiqueta como comer adecuadamente y comportarte bien, sino tienen que enseñarte a ver por ti mismo qué es lo correcto y qué no, y yo creo que los valores se forman en la casa.

Si me tuvieras que nombrar tres características más importantes de tu personalidad, ¿cuáles serían?

Soy muy trabajadora, tremendamente honesta y, sobre todo, comprometida con lo que siento, pienso y creo.


Sabemos que para ti son muy importantes las etapas, ¿cuáles son las principales de tu vida?

Las cosas que he vivido y que vivo: Una infancia feliz, una adolescencia muy divertida, un inicio de la madurez con muchas responsabilidades y muchos retos y ahora vivo la etapa más completa de mi vida. Porque tengo la suerte de ser mamá de hijos que ya están logrados y que te dan la satisfacción de ver a chicos que ya tienen los principios definidos y ya son personas con la que incluso se puede debatir. Pero de tener, a la vez, a una bebe de cinco años y vivir el proceso de nuevo. Por otro lado, tengo un matrimonio feliz, ya que no hemos dejado atrás la etapa del enamoramiento, es un romance constante y me encanta.

Y la etapa de empresaria y mujer ejecutiva que me hacen ver que tantas horas de esfuerzo y de trabajo valieron la pena. La verdad es que es muy bonita, esta etapa que vivo es muy especial porque además, pese a que no tengo el tiempo, tengo la oportunidad de hacer el trabajo social que, tal vez sin el apoyo de una empresa tan grande como Ripley, no podría llevar a cabo. Entonces, el ser embajadora del INABIF y tener en mis manos el poder de ayudar a tantos niños llena un espacio que hace que mi vida sea mucho más completa.

Sin contar el tema de Vogue con el que estoy totalmente feliz, ya que a mi me apasiona la moda y me emociono al ver una revista llegar. La verdad es que es una posición privilegiada; por eso digo que es una etapa de mi vida redonda y completa.

¿Cómo es la relación con tus hijos? ¿Cómo los engríes o qué detalles tienes con ellos?

Como mamá soy una persona exigente, súper cariñosa, pero dejo que mis hijos marquen y luchen sus propias batallas. Yo creo que a nosotros nos toca criar cuando los niños están aprendiendo a caminar, a comer y a desarrollarse. Pero una vez que ellos pueden empezar a elegir creo que nos debemos mantener como unas guías, alertas para que siempre tengan la seguridad de que hay alguien que está protegiéndolos detrás. Y si cometen algún error los vas a ayudar, pero jamás sobre protegerlos o alejarlos de la realidad y lo difícil y competitiva que es la vida actual.

¿Cuáles son las cosas qué más te gustan y que no dejarías de tener y/o hacer?

¡Me apasiona viajar! Recorrer el mundo. No soporto estar más de dos meses sin subirme a un avión. Me encanta conocer nuevas culturas. Por otro lado, no dejaría de leer, que es el escape que tenemos todos para vivir varios mundos paralelos a la vez y escaparnos de la realidad. Además, adoro la música y la moda.

¿Cuáles son los lugares que más te ha gustado conocer y los libros que más te ha gustado leer?

Asia me atrae muchísimo, me encanta todo lo que me puede ofrecer, sobre todo siendo China e India enormes naciones que están influenciando en el mundo entero. Europa me parece  fantástica y súper romántica, voy una vez al año porque mi esposo es español. Me gusta Italia, que es mi gran favorito, al lado de Francia, siendo París un destino que siempre me cautiva. Luego África, que tiene un olor especial que me relaja.

En el tema de los libros, yo leo tres tipos marcados: Todo lo que sea novelas de romance y todo lo que pueda ser el mundo ideal de heroínas que pueden vencerlo todo y encontrar al príncipe azul. Me gustan los libros de auto ayuda y de superación profesional como de economía, pequeñas empresas, servicio al cliente.

Todos estos los leo según mi estado de ánimo y tengo una biblioteca enrome en mi casa. También me encantan las biografías, cuando lees las historias de otros te das cuenta de que el poder es algo que resulta fácil de alcanzar, pero que si no se eres responsable, termina destruyendo a muchas personas si no están listas.

La cartera de toda mujer es un baúl de tesoros, ¿qué cosas no pueden faltar en el bolso de Jessica Newton?

En mi bolso no podría faltar jamás mi Blackberry, me desconecto y siento que me falta un pedazo; después un plástico maravilloso: la tarjeta de crédito para sentirme segura; dinero en efectivo para poder dar propinas y agradecerle a las personas por lo que hacen; un lip gloss y unos polvos que además tengan un espejo para saber cómo estoy.

¿Qué te motivó a desarrollarte en el mundo de la moda y la belleza?

Bueno yo desde chica estuve muy ligada al mundo de la moda y la belleza porque tuve la oportunidad de que a los 15 años fui Miss Teen International. Entonces, si tu eres coronada cuando eres una niñita, tienes muchas oportunidades, como viajes, hacer campañas de publicidad e incluso contratos grandes como los de una compañía  en Korea que me ofreció un trabajo y que terminara mis estudios ahí.

Por supuesto que mi mamá fue a Korea y me trajo de los pelos. En general, a mi siempre me encantó el mundo de la belleza y la moda porque me parece una parte integral de la mujer, toda mujer que se quiere busca sentirse bien y para sentirte bien, tienes que darte el tiempo para arreglarte.

¿Tú familia te motivó a formar parte de este mundo?

No, mis papás no. Recuerdo que para darles la noticia fue terrorífico, mi papá ni siquiera asistió al concurso de Miss Perú y se enteró por los periódicos al día siguiente. Pero mi formación siempre ha sido totalmente profesional; por eso, estudié Marketing y Filosofía.

Además que en mi familia fue muy importante que las personas aprendan a valerse por sí mismas y sean auto suficientes, entonces creo que el hecho de haber podido vivir estos dos mundos hizo que  pueda ver el mundo de la moda y la belleza como una carrera.

Que no piense que por el simple hecho de ser linda voy a  esperar casarme y que alguien se ocupe de mi vida. Yo creo que las mujeres lo podemos tener todo, ser una mujer empresaria y tener un príncipe azul, que lo tengo, entonces creo que eso de “hay que elegir”, no es cierto. Las mujeres podemos tenerlo todo, si somos inteligentes.

¿Cuales son los cambios más importantes y aprendizajes que tuviste en Miss Perú?

Aprendí que no importa cuán bella seas, si no eres inteligente y tienes algo especial que haga que conectes con otras personas entonces no funciona. La belleza exterior puede modificarse cada vez más, la tecnología está avanzado de una forma impresionante, pero hay algo que tienen las personas que solo logran cuando están convencidas y felices de que están haciendo lo correcto. La felicidad y seguridad está dentro de nosotros y se nota, se siente e irradia.

¿Cómo crees que ha cambiado el concepto de certamen de belleza y qué cambios/consecuencias traerá?

Siento que no ha cambiado, la gente sigue hablando y reclamando a sus misses. En general, los certámenes pueden estar más o menos organizados o tener auspiciadores, pero tampoco hay que echarle la culpa a los organizadores. Al haber tanta oferta y crecido tanto el mundo de la moda, las modelos han pasado a ser lo que antes eran las misses. La belleza se encuentra en la moda y las nuevas caras referenciales se encuentran en la pasarela.

Entonces ha habido un cambio estratégico y comercial del auspiciador quién decide dónde colocarse y enfocarse. Ahora las modelos te marcan la pauta de un estilo de vida donde además de ser única puedes hacer lo que quieras y nadie te va a juzgar.

Yo creo que hay todo un desarrollo y evolución que hace que las misses sean como las princesas de los cuentos, el problema es que no las elijan bien. Es un tema que hay que analizarse según cada mercado.

Ahora imagínate que estamos en la polémica de si los transexuales pueden o no convertirse en misses. Entonces, frente a eso lo único que queda es ser tan transparente, si vamos a permitir que un DNI diga femenino cuando es un transexual y que le pongan atrás “pero no puede cumplir con todas las tareas de una mujer”, entonces, mejor que no le den un DNI.

Todavía estamos en un proceso en el que el respeto por los demás está en evolución y que en lugar de preocuparnos de las cosas que realmente importan como la educación, el hambre y el abuso, nos estamos preocupando en tonterías. Tal vez eso, en los concursos, orientaría el tema hacia una integración real.

¿Cómo ha cambiado la moda en base a los nuevos medios en Internet? En este sentido, ¿cómo ves la influencia de las fashion bloggers?

¡Ha cambiado totalmente! Imáginate que ahora puedes entrar y  darte cuenta de cuáles son los últimos lanzamientos en cualquier parte del mundo. Antes la comunicación era muy lenta, hoy por hoy vivimos con una temporada de adelanto o dos sobre las tendencias más importantes o las guías de moda mundiales.

Yo creo que hay tal globalización, que todos se inspiran y reinterpretan, donde se da una moda mucho más urbana y real que es más un estilo de vida que armar un show. El hecho de integrarnos hace que la moda sea más realista y ligada al estilo de vida, inspirada en una cultura o en un país.

¿Para ti que es la moda?

La moda es arte y estilo de vida, yo no la encuentro ni vana ni frívola porque detrás del mundo de la moda hay un grupo de gente al que se le abren las puertas  para trabajar y es una industria que, a veces, mantiene países enteros. Para mi es tan importante como el arte, por ejemplo, unos zapatos Alexander McQueen o Louboutin me parecen tan espectaculares como una escultura.

¿Y las fashion blogger?

Me encantan, me parecen un balde de agua fresca a todo lo que pueden ser los conceptos estandarizados. Me encanta que pueda haber alguien que diga: me gusta o no me gusta, lo siento frío o no, creo que sirve o no. Siempre y cuando sea con respeto. Entonces, si es así y la gente pueda opinar, yo siempre voy a estar de acuerdo.

¿Qué opinas del potencial del Perú como centro de moda?

Tiene un gran potencial, sino no me hubiera comprometido con Perú Moda hace tantos años. Por eso, creo que somos  un país con la capacidad de outsourcing tremenda, pero creo que nos faltan algunos detalles. Los textileros del Perú tendrían que invertir un poco más en maquinarias y esta es una inversión tremenda, porque estaríamos pasando de tejido de punto a tejido plano para tener competitividad en el precio con otros países. Además tenemos el tema de la mano de obra y texturas interesantes.

Todavía no podemos competir con las mezclas que se consiguen con nuestra alpaca en Europa, exactamente en Italia. Así que espero seamos capaces ofrecer un  producto completo que tenga el diseño como un plus.

¿Qué rol cumples en Condé Nast? ¿Qué ha significado ser parte de este proyecto tan grande?

Yo soy la representante en Perú de Condé Nast y han pasado diez años desde que lo lanzamos totalmente y, como empresaria, ha sido un reto grande haber traído una de las editoriales más grandes del mundo. Y mi meta es hacer de Perú la plataforma en Latinoamérica, es un gran reto.

Si alguien quisiera formar parte del equipo de Vogue, ¿con quién tendría que contactarse?, ¿qué tendría que hacer esta persona?

Mi equipo es todo, a veces paso más horas con ellos que con mis hijos. En general, creo que la gente de mi equipo se ha ido formando de forma natural: todas somos mujeres, el contador es uno y se ha sumado un chico nuevo. Es un matriarcado absoluto. Yo creo que todas somos muy distintas y muy parecidas a la vez.  Yo exijo muchísimo de mi equipo, pero también pido que ellas exijan.

Para trabajar conmigo tienes que entender que nunca hay nada que esté perfecto, tener claro que todo es perfectible. Cuando las personas entienden la importancia de la excelencia en las cosas, están listas para salir a hacerlas bien. Entonces, más que revisar currículos o estudios en diferentes lugares me interesan las personas, la formación, los valores porque el resto lo aprendes con  nosotros.

Paralelamente al trabajo, te has desarrollado en otros aspectos, ¿cuéntanos cómo así decidiste ser sommelier? 

Tengo mis gustos personales y mis hobbies. Me encanta el vino, entonces para poner opinar y degustarlo, la mejor opción era ser sommelier. De esta forma entiendo qué tomo y aprendo a conocer las características de los vinos. Creo que hago de todo, muchas cosas a la vez, pero me encanta.

Y si nos pudieras nombrar tres características fundamentales en una mujer, cuáles serían?

Una mujer tiene que ser fuerte, capaz de enfrentarlo todo; honesta, porque si no tienes valores y un código de conducta, no vas a llegar a ningún lado y, obviamente siendo ex Miss Perú, tienes que ser atractiva. Yo no me veo en el cuerpo de una mujer que no sea atractiva, trabajaría mucho para lograrlo. Para mi el tema físico sí es importante, además ligado al mundo de la moda y la belleza.

Alguna vez comentaste que es importante desarrollarse en todos los ámbitos como mujer, ¿qué le podrías decir a todas las mujeres de nuestro portal Mujer Activa sobre esto?

No tengan miedo, hagan todo lo que se les ocurra hacer con la convicción de que lo van a hacer bien. No hay nada más espantoso que tener miedo. Nunca es tarde para cumplir un reto. Experimenten todo, cuando busquen un trabaje, apliquen a algo que siempre ha sido su sueño, funda tu propia empresa, busca al hombre ideal para ti que sí existe. Lo que pasa es que muchas veces nos apuramos y agarramos al primer sapo que salta por ahí; por eso, si alguna ha agarrado a un sapo que lo bote y que busque al príncipe. Traten de ser felices todos los días.

Alguna vez comentaste que te hubiera encantado encontrar mujeres con más rebeldía que cuestionen y argumenten, ¿cómo llegó a ti esta filosofía de vida?

Me da mucho gusto saber que hay muchas más personas que se atreven a decir lo que piensan, sienten y levantan su voz. A veces, no de la manera correcta, pero cuando aprendes a valorarte y reclamar tus derechos, entonces avanzas un gran camino. Porque solamente el que se valora y respeta lo hace con el resto.

Y en cuanto a la mujer moderna, ¿cuáles crees que son sus nuevos valores?

Somos divertidas porque no sabemos, a veces, lo que queremos. Entonces como somos demasiado exitosas en una cosa, seguimos sufriendo porque no somos la mamá ideal, porque no fuimos a un cumpleaños, o deberíamos recoger a los niños; por otro lado, las que pueden recogerlos piensan que están dejando de desarrollarse en su carrera y siempre nos cuestionamos cuál es el rol correcto. Creo que la mujer moderna está en una etapa de posicionamiento, frente a la que he decidido tenerlo todo.

En otra entrevista, contaste que las chicas tienen otros valores, ya no piden la paz mundial ni sonríen todo el tiempo ¿Nos puedes hablar un poco más sobre este tema?

¿Es natural que alguien piense que existe la paz mundial? No, a menos que sea una secta budista. Siempre van a haber puntos de vista distintos. Los seres humanos, por naturaleza, siempre somos agresivos, así que siempre vamos a valorar lo que nosotros creemos que es mejor para nosotros. Sino, tendríamos que eliminar a las fuerzas armadas de todos los países.

Defender la ciudadanía es la primera de las funciones que tiene un mandatario, mantener el orden. Entonces, antes de la paz mundial, deberíamos preocuparnos por la educación mundial, luchas contra las diferencias económicas para que todos tengan las mismas oportunidades, ya que la educación es lo único que le da a todos la oportunidad de competir de igual a igual.

No importa dónde hayas nacido, si tienes la oportunidad de estudiar puedes competir. ¡Me parece una tontería la paz mundial! Es algo muy bonito, pero eso se lo dejamos al Papa. Los seres humanos, normales, naturales, de a pie, debemos preocuparnos por el entorno para desarrollarnos y tener las mismas oportunidades.

 

Finalmente, nos encantaría que le dejes un mensaje a todas las lectoras del portal…

Para las que son mamás, les quiero decir que han adquirido un compromiso “hasta que la muerte nos separe”. Este no comienza ni acaba cuando los chicos se gradúan, el hecho de ser mamá y tocar a otros seres humanos nos hace tener la oportunidad de crear personas que harán que el mundo sea mejor.

Compartir



Acerca del autor

Escrito por natalý montes

Estudio Publicidad, me gusta el styling y pinto con crayolas.

Escribe un comentario