Fátima Saldonid: “Las mujeres hacemos que la vida en común sea más fácil”

Recuerdo algunas tardes de los primeros años de secundaria junto a mis primos frente al televisor. En ese entonces, era Fátima, la conductora del programa infantil que rompía totalmente con el esquema de la dalina de maquillaje recargado, falda corta y música de moda.

Desde su espacio en Canal 7, el canal del Estado, fue pasando de la conducción infantil a los reportajes en la calle, a las transmisiones especiales, a la presentación de noticias y luego, como reconocimiento a su labor cultural, al frente de la conducción de Metrópolis, espacio que se ha convertido en gran parte de su vida.

Hoy por ho,y Fátima Saldonid es mamá, esposa, profesional, catedrática universitaria y no ha perdido el encanto por la cultura y por Lima, de la que vive enamorada desde hace muchos años. Hace poco tuve el placer de conocer su casa, a su esposo y muchos detalles de su trabajo y trayectoria, sus sueños y sus creencias. ¿Tú también quieres conocerla? En esta nota te la presentamos.

Gracias por permitirme este momento, sé que siempre tienes cosas que hacer, cuéntame ¿cuál es tu rutina?

Hola Marco, bueno, lo primero es mi hijo, desde que he tenido a Nicolás me parece que es un regalo el despertar con él, eso me inyecta de mucha energía para hacer todas las cosas, verlo sonreír.

En realidad cada día va variando, hay días muy distintos pero creo que puedo dividir mi día en dos cosas principales: lo profesional, en el canal con las cosas que desarrollo, además de las clases que dicto en Bausate y por otro lado las cosas de la casa, me encanta poder estar aquí, poder encargarme de todos los detalles de una ama de casa.

¿Es fácil hacer esta labor?

No es nada fácil llevar una casa pero sí me parece bonito compartir el espacio con mi esposo, con mi hijo, vivir lo que es un hogar. Me parece súper importante que en este tiempo en el que hablamos de la mujer moderna, no debemos descuidar ese lado tan femenino que es el cuidado de la casa: hacer que todo este bonito, que todo esté arreglado.

¿Qué es lo que más te gusta hacer?

Me gusta cocinar en casa, mi esposo cocina muy rico y tenemos días en que cada quien cocina. Me relaja, me gusta y además me recuerda a mi madre que siempre decía que la cocina es un acto de amor, es hacer que las personas que tú quieres estén contentas, para crear un momento de felicidad familiar. Cuando estoy cocinando pienso en que todos en la casa sean felices.

Y por el lado profesional, ¿qué te apasiona?

En el tema profesional una de las cosas que más disfruto es el tener la oportunidad de entrevistar a diferentes personajes del arte y la cultura. Imagínate lo que es para mí, me encanta entrevistar, estoy muy vinculada a los temas culturales y me encanta hacer televisión.

¿Cuántos años tienes en el medio?

Empecé en televisión en el 89 en el Show de Yuly, un programa muy exitoso de Panamericana Televisión con Giuliana Maiocchi, ahí bailaba y cada vez que tenía oportunidad hablaba frente a cámaras.

Luego de eso terminé el colegio, mis padres entendieron cuales eran mis gustos y hacia donde quería ir y no me presionaron tanto por ingresar a la universidad. Empecé a llevar cursos de teatro, canto, baile, oratoria.

No existía una carrera de formación artística en ese momento y por eso me dediqué a llevar varios de esos cursos. Terminé la carrera de actuación con una obra de la que salieron muchos actores conocidos como Marchelo Rivera, Marco Zunino, se llama Rock Pelagatos y la otra Piel dirigido por Aristóteles Picho.

¿Y cómo llegas a la gestión cultural?

Recuerdo que en ese entonces estudiaba la carrera de teatro, mi sueño era ser actriz, un día Damore me mandó a la Feria del hogar porque estaban buscando una actriz para hablar acerca de los avances de la gestión municipal en Mirafores, yo rechacé este trabajo porque no me gustaba la idea y mi director con toda su sabiduría me dijo: mañana vas y te presentas.

Es día me dio una lección: a partir de ese momento descubrí lo que era la gestión cultural, yo he trabajado durante muchos años organizando eventos y también en municipalidades y el Ministerio de Cultura.

¿Entonces tuviste que tomar una decisión?

El ritmo de las dos telenovelas me desanimó un poco del mundo de la actuación y por otro lado mis proyectos en la gestión cultural me gustaban tanto que empecé a moverme en base a eso. En el año 2000 fue mi ingreso a canal 7, ahí llegaron proyectos como La Hora Discovery en el que hacíamos preguntas a estudiantes de colegios sobre los documentales de Discovery, Misky Taky y ya con todo el trabajo en el tema cultural llegó “A Jugar”.

“A jugar” rompía el esquema convencional de los programas infantiles…

“A Jugar” tiene dos puntos importantes, el primero de ellos es la educación en valores y el segundo la identidad del niño con el Perú. Yo siempre veía que los programas infantiles eran de forma muy aniñados y de fondo muy trasgresores, mi idea era ser algo muy natural pero que el fondo sea totalmente cuidado y pensado.

¿Cómo ha sido llevar la conducción y el proyecto “A Jugar”?

Fue una oportunidad y una experiencia maravillosa, creo que en esos seis años (porque “A Jugar” duró desde el 2003 hasta el 2008) tuve el mayor aprendizaje de vida, aprendí a ser feliz, cuando venía un niño y me decía algunas palabras bonitas. Me encantó poder viajar por todo el Perú, me dio la  oportunidad de conocer niños por todos lados

Además tenías otras responsabilidades a cargo…

Con canal siete siempre he tenido una muy buena relación, hace poco tuve una propuesta de otro canal muy tentadora, pero al final la posibilidad de continuar con este proyecto ganó.

¿Cómo nace Metrópolis?

Es un proyecto de la Presidenta de Directorio que me comentó de la idea, comenzamos a armarla, juntamos gente y la fuimos llevando adelante. Ha sido un descubrimiento tener tantas oportunidades, entrevistar a Vargas Llosa o Fernando de Szyszlo; estuve en la presentación de los 100 años de Machu Picchu para el mundo, entonces es como que Metrópolis me está dando en la yema del gusto.

Además, en toda esta etapa el canal siempre me dio la oportunidad de estar en las transmisiones especiales, como las de fiestas en el Perú, la celebración del pisco y ya cinco años cubriendo el Concurso Nacional de Marinera en Trujillo.

Debe ser muy emocionante…

El concurso se ha convertido en una mezcla de todo. Desde técnicas, pasión, de ver cómo los padres se involucran, todo el negocio que hay detrás de la marinera. Es muy divertido, el tema de los vestuarios, los que peinan, los que maquillan, los hombres, los sombreros, los ponchos, es toda una fiesta.

Al final cuando vemos a alguien bailando ahí en el escenario estamos viendo muchas cosas que están detrás y hacen posible este baile. El cariño de la gente es impresionante, la gente de provincias que siempre tiene algo para invitarte, los señores muy atentos que habrían sus restaurantes muy temprano para poder tomar desayuno antes de transmitir y así mil detalles que me hacen pensar: qué linda es esta gente.

Me pregunto si de tanto estar ahí te ha interesado aprender a bailar Marinera Norteña

Bailo Marinera Limeña, la norteña me parece muy bonita pero como limeña creo que los limeños deberíamos bailar Marinera Limeña y los norteños Marinera Norteña. Con la riqueza que tenemos debemos aprovechar  nuestras costumbres y explotarlas.

¿Te confesarías enamorada de Lima?

En esta casa se vive Lima con locura, mi esposo es un apasionado de Lima y siempre tratamos de conservar las costumbres de la ciudad. Incluso cuando nos casamos decidimos que nuestra boda sería temática y elegimos Lima como tema, entonces hubo turrón de doña pepa en lugar de torta, el primer baile fue una Marinera Limeña, hubo mucho pisco y tuve jazmines en el pelo.

¿Y ahora que están casados?

A veces hemos tenido amanecidas hablando de San Martín y Bolívar, cuando yo me casé con él descubrí que muchas cosas de Lima no son tan ciertas. Por eso Nicolás tiene cultura por todos lados, aun está pequeño pero le gustan las esculturas, le gustan los cuadros, porque finalmente el niño viene sin nada y se ve adaptando de acuerdo a los estímulos que le presentes.

¿Qué quieres enseñarle a Nicolás?

Quiero enseñarle que es Limeño, que su papá fue un amante de Lima, la capital del Perú y que entienda que el Perú no es solo Lima , y que no importa que quiera hacer de adulto debe saber que en un país como el nuestro no se permite ser ignorante, todos los involucrados en esta sociedad tenemos una gran responsabilidad con la cultura. Nuestra reponsabilidad es saber qué es el Perú para hacerlo crecer.

Hablas mucho de tu esposo, ¿qué significa Luciano para ti?

Luciano es para mi un compañero, me ha acompañado a crecer, a estado todo este tiempo conmigo, no podría concebir cosas sin Luciano, siempre le estoy consultando y él a mi, es ese complemento que todas buscamos. Nos gusta viajar, conocer,

Él me ha enseñado a conocer Lima, a caminar Lima, a tomar piscos. Ver la plaza de armas, que es tan bonita, a veces salimos y Luciano me dice: -¡Vamos a caminar como si fuera la primera vez que la ves, como si fueras un turista, ahí es cuando comienzas a ver todo distinto, es espectacular, es totalmente otra cosa.

¿Qué has aprendido a lo largo de estos años?

Cuando mi mamá murió hace ya cuatro meses me dejó como lección el afecto, lo importante que es dar afecto y no sentir miedo de dar amor, tengo muy presente en mi corazón el tema de que uno finalmente es lo que ha sido de niño y cuando yo tengo la oportunidad de decirle a alguien que sea afectuoso con un niño, que no lo maltrate, que lo escuche, siempre trato de hacerlo porque esto va marcar la diferencia en el adulto que va ser.

Ahora nos quejamos mucho de la sociedad que podemos tener, de la agresividad, pero no nos damos cuentas que estos actores en algún momento han sido niños, entonces hay que preguntarse que pasó, cuánto afecto les dieron. Los mejores recuerdos de mi infancia están basados en el tema afectivo, mamá nunca se puso un límite para abrazarme o para decirme cuanto me quería igual que mi papá.

¿Te ha costado asumir la muerte de mamá?

Creo que todavía no he logrado asumir el tema de la muerte de mi mamá, es un punto que simplemente está y trato de ser muy fuerte por mi papá que se ha quedado y debe ser difícil para él luego de haber tenido más de 50 años juntos. La tengo presente, a las cosas importantes de mi vida le asigno un olor, así lo hice cuando empezó “A Jugar” elegí el olor de la colonia Jonhson. Yo tengo conmigo siempre una de las colonias cítricas de mi mamá y entonces todas las mañanas antes de salir me echo esa colonia y estoy con ella.

¿En qué otras cosas crees?

Creo en Dios, no podía hacer nada sin él, en mi casa somos un hogar Católico, Apostólico y Romano. Yo soy un ser humano como cualquier otro, con miles de problemas, como mamá primeriza o como cuando tuve que manejar el tema de la muerte de mi madre, en todas estas situaciones lo que mantiene y me hace salir adelante en los momentos malos es mi fe.

La fe es una característica de las mujeres peruanas ¿Encuentras alguna otra?

Creo que una de las características de todas las mujeres del Perú, es la lucha, siempre hay un afán de ser mejores, y esto es por los hijos. Para mi las mujeres son luchadoras por una cuestión genética, cuando hablan de que las mujeres y los hombres somos iguales yo siempre digo que no somos iguales, que somos complementarios.

Creo que debemos acceder a los mismo derechos pero no somos iguales y justo ahí está nuestra fortaleza, cada uno aporta lo que tiene que aportar entonces uno sin el otro no podrían construir las cosas. Las mujeres además de trabajar llegan a casa y ordenan todo y es como un segundo trabajo, creo que por un tema de esquema laboral, que no nos hace más ni menos, las mujeres hacemos que la vida en común sea más fácil.

Fátima a sido un placer venir a tu casa, me gustaría saber qué nuevos proyectos tienes en mente

En este momento me surge la necesidad de escribir, no sé si vaya a publicar un libro o no, pero por lo pronto quiero seguir escribiendo poesía y continuar en la actividad cultural.

No sé que vendrá más adelante, en televisión es así, uno debe trabajar como si cada día fuera el último por que uno no sabe lo que va pasar, a pesar de los 12 años que tengo, y no necesariamente por una cuestión administrativa sino por el público.

¿Qué quieres decirles a las usuarias de la comunidad?

Que recuerden que la felicidad está hecha de momentos, que sepan que finalmente lo que hace feliz a una persona no la hace a la otra. Que pueden ser felices sin casarse, sin tener hijos.

Fátima no dejó de sonreír durante el rato que estuvimos conversando, Luciano su esposo la acompaña durante este momento y recuerdan varias etapas de su vida juntos. Me acompaña hasta la puerta y no deja de recordarme lo importante que es vivir la cultura desde el lugar que le corresponde a cada uno.

Imágenes: Facebook Fátima Saldonid

Compartir



Acerca del autor

Escrito por Marco Rios

Estudiante de periodismo y blogger desde el 2008. Me gusta el drama bélico y soy amante de las papas fritas. Latin Pop, teatro y Facebook son tres de mis necesidades :)

Un comentario Dejar un comentario ›

  • Martin777
    Junio 25, 2013

    Soy hincha deFatima Saldonid, es una chica muy inteligente y dree en Dios y no lo oculta genial , me guta la papa rellena …

Escribe un comentario